ALIMENTOS PARA EL CEREBRO

Comiendo estos alimentos no es que vayas a ser más listo pero sí nutrirás tu cerebro para que mantenga a pleno rendimiento sus capacidades (atención, concentración, capacidad de lenguaje, memoria, creatividad…).

El cerebro, como director de nuestro organismo, precisa una serie de nutrientes a tener en cuenta para un funcionamiento efectivo. A parte de estos nutrientes que ahora enumeramos; es importante destacar la relación directa, ya conocida, entre el intestino y el cerebro. Así que también hablaremos de alimentos para cuidar la flora intestinal.

  1. Acidos grasos Omega 3. Ya conocemos las bondades del Omega 3 para las funciones del cerebro; pero lo que tiene de especial es uno de sus componentes que se llama DHA (ácido docosahexaenoico) que forma parte de la estructura cerebral del cerebro no sólo protegiendo a las neuronas del deterioro sino mejorando el rendimiento mental. El DHA pertenece a los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga está presente, sobre todo,  en pescados azules como el salmón, atún, sardinas, caballa… o en alimentos funcionales enriquecidos (huevos, lácteos…). Como fuente vegetal, las algas son una buena opción DHA.
  2. Alimentos fermentados ricos en probióticos. Fomentar el bienestar intestinal es calve para favorecer el bienestar cerebral. Alimentos como yogur con cultivos vivos (no procesados y cargados de azúcares), kéfir, té kombucha, chucrut, encurtidos… (existen otras formas de fermentación más sofisticadas que también podéis probar). El tipo de fermentación hace probióticos a los alimentos (es decir, ricos en bacterias beneficiosas) se llama fermentación láctica. En este proceso, las bacterias beneficiosas convierten las moléculas de azúcar de los alimentos en ácido láctico; que multiplica y hace proliferar estas bacterias buenas para el intestino; al mismo tiempo que destruye las bacterias dañinas.

 

Disminuir carbohidratos a favor de proteínas de alto valor biológico y grasas saludables; una dieta que mantiene el azúcar en sangre equilibrado también mantiene el equilibrio intestino-cerebro.

  • Verduras y horatalizas; en especial las de hoja verde. Por su contenido en  vitamina K y fibra. Col, espinaca, brócoli, acelga, col de Bruselas, alcachofa, judías verdes, apio, rábano, berro, nabo, espárrago, ajo, puerro, hinojo, cebolleta, jengibre, perejil…
  • Frutos secos y semillas. Contienen ácidos grasos de cadena corta, precursores de los de adena larga; además de vitamina E y magnesio.
  • Flavonoides. Poderosos antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres. El cerebro tiene un consumo energético muy alto y estos procesos para conseguir energía producen mucho estrés oxidativo.

   Manzanas, cítricos, frutos rojos, té verde o negro, bayas, café, vino chocolate.

   No cabe decir que si queremos aumentar el aporte de flavonoides a través de la dieta no hace falta atiborrarse de vino y chocolate.

Y también hay otros nutrientes esenciales para el cerebro:

  1. Hierro: carnes rojas, legumbres, vegetales verdes, alga espirulina…
  2. Yodo: utilizar sal yodada para cocinar.
  3. Vitaminas del grupo B: huevo, carne roja, carne blanca, pescado, legumbres, germinados, semillas.
  4. Buena hidratación

 

Además ya se conoce que el ejercicio físico ayuda al cerebro a fortalecer y sintetizar las moléculas de Omega 3 presentes en la estructura cerebral a pesar de que no provenga de la dieta.

 

Así que a ejercitar cuerpo y mente!!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *